domingo, 31 de agosto de 2008

Y ahora, ¿Quién podrá ayudarnos?



El Chauplín Colorado!!!




O no?




Bueno, el problema que me convoca son las proximas elecciones municipales. Por mucho tiempo he permanecido ajeno a la militancia política, mirándola con desprecio, intentando de que su impuerza no corrompa mi forma de ser. Sin embargo, debo admitir que he estado protegiéndome por medio de una falacia, pues no hay mal en el acto político, sino los incentivos que promueve el actual sistema gubernamental, sumado a las características humanas.
Es así como ha llegado la hora de avanzar, pues parece impresentable negar una identidad política, y creo que nadie la puede negar (no hablo de adhesión, sino de postura). Así es como avanzo a paso lento, configurando mi pensamiento de a poco, con algo de temor debo reconocer, pero caminando incondicionalmente con mis ideales.

Lo resumiré, arriesgándome a no ser comprendido: Primero, me ha decepcionado la concertación, y se me hace impresentable votar por ellos nuevamente. IMPOSIBLE 1.
La derecha, especialmente la UDI, me da asco por la precariedad de su ideología que parece de otra época, y que sospechosamente se acomoda demasiado bien a la vida sin reparos en el prójimo más oprimido. Jamás podría votar por algo relacionado al Opus Dei, es decir, a estructuras rígidas absolutistas, monopolizadoras del pensamiento. No al lucro, ni al nepotismo. IMPOSIBLE 2.
He considerado con el paso del tiempo, que votar nulo o blanco tampoco es una opción, debido a que este margen no escandaliza a nadie... no aporta... pues suma al lado de la inmensa mayoría. IMPOSIBLE 3.
Lamentable ha sido la incursión de Chile Primero, que aún mantiene un discurso muy difuso, posiblemente a que la voz de sus ideologos, a pesar de ser poderosa, se queda corta en cuento al número y origen de esas voces. CASI IMPOSIBLE 4.
Y que pasa con la izquierda? Podrá gobernar? Probablemente no todavía, pues su participación en el sistema político es marginal. Lo que pasa es que el armatoste del Juntos Podemos aún no esta orientado a gobernar el Ejecutivo, ya que su principal foco en estas elecciones será lograr la tan anhelada participación significativa para figurar. Quizás con la ayuda de unos cuantos votos más podría alcanzar la representación que se merece. El miedo de votar por la izquiera es cosa del pasado, y abre nuevos horizontes acerca del futuro. Digamos que, se puede creer en la posibilidad de un nuevo sueño colectivo, no el mío personal, pero quizás el de algunos cientos de miles de chilenos. Con esto digo, que está siendo tremendamedamente provechoso votar por la izquierda, pues se distancia de lo tradicional, ejerciendo una nueva fuerza de control y orientación, además de no representar ningún riesgo y muchas oportunidades, pues está claro que el próximo presidente de Chile no será del Juntos Podemos (me arriesgo sin miedo a decir esto). Sin embargo, podría cambiar para nuestro beneficio el escenario político, sociabilizandolo, humanizandolo y verde-lizandolo. POSIBILIDAD ÚNICA.

Mediante este comunicado, he declarado mi intención de voto en las próximas elecciones. A ver si resulta mi estrategía (apuesto a que muchos pensarán lo mismo). Si es que todo sale mal, y mi posibilidad única desaparece, podría hacer algo imposible, o casi...

miércoles, 27 de agosto de 2008

La Repre en las calles. Depre en la mente.

No, no es que me sienta reprimido. Pero me quieren boicotear, eso esta claro.

En la sala de clases, no se podía jugar... creo que ese fue la primera vez que me di cuenta de que no podía hacer lo que se me ocurriera. Penca. Pero con el transcurso de algunos años, uno rápidamente aprende que autoridades debe acatar y cuales no. El caso del profesor lo terminé por entender, ya que al final la aceptación del conocimiento recibido ha ampliado mis libertades en vez de reducirmelas, haciéndome una persona más atenta de lo que significa SER en sociedad. Osea, deposité (y aún lo hago) mi confianza y atención en los deseos de otras personas, para digirir un conocimiento o experiencia específica. Y debo admitir, que el proceso de selección es muy complicado, debido a que todos los logros son subjetivos.

En la ciudad, es una cosa totalmente diferente. La represión se ve ilustrada en numerosos avisos publicitarios, en los diarios, en la ropa de la gente, en la mirada baja de los transeuntes y de los perros, en las infinitas colas que se arman "civilizadamente", etc... ¿Y qué nos deja la repre urbana? Nada, osea, casi nada, porque si nos ponemos a pensar en las pocas cosas que ganamos mediante la acatación de la represión, lo primero que se me ocurre es el orden. Y poca cosa que vale un orden impuesto, ese que no se puede cambiar, ese que termina transformase en un angustiante comportamiento, vale champiñon, porque nos esclaviza.
Yo sé que en cualquier minuto me puedo ir a vivir al campo, a otro país o donde se me ocurra para salir de esta selva de cemento. Y aunque no fuese así, y decidiera pasarme la vida en esta salvajería, igual podría seguir viviendo feliz en la urbe, riéndome cada vez que pille a alguién con el iPhone, o sintiendo lástima por aquellos gigantescos anuncios publicitarios que no lográn moverme niún pelo.

Pero además, yo sé que mucha gente no tiene ni el espacio, ni el tiempo para pensar en este tipo de abstracciones. Me duele por ellos, porque si estan más vulnerables a ser idiotiados por este orden que nadie parece controlar. Entonces se me aparece denuevo el concepto de lo que significa ser civilizados, y me doy cuenta que poco es lo que hemos logrado desarrollar, aún cuando nos consideramos infinitamente inteligentes y capaces.

Hay veces en las que me cuestiono el por qué de molestrame en hacer este ejercicio mental, tomarme en serio esta preocupación, que no tiene relación directa con mis objetivos personales y cotidianos. Así, termino dándome cuenta que me veo indirectamente reflejado en la idiotez del resto, y es que compartimos tantas cosas que a veces me desligo de mi "maxcentrismo" (por mi nombre), para identificarme con una cultura (una sociedad), por sobre mi abultado individualismo. Es por eso que me importa, y es por eso que me enrabia. Es que, aunque duela admitirlo, sólo soy humano a través de mi relación con lo que ha sido denominado el "HOMBRE" en su conjunto. Es así, como la comprensión de que mi espíritu esta unido al espíritu de todas las cosas me ha otorgado cierta convicción y motivación. Este vínculo, además, se manifiesta en orden jerárquico, empezando por las cosas con las que más me identifico y más me representan hasta llegar a pensar lo más infimo, como el polvo galáctico o una roca.

Finalmente, siento la obligación de continuar este proceso formativo. No sé por qué. A veces pienso que puede estar radicado en busqueda de grandeza u otra cosa enfermiza, y entonces me asusto. Prefiero pensar que se me da naturalmente por tener una mente bastante alejada de parametros rígidos, que divaga mucho, y que humildemente se "autovalora" sólo como una herramienta (yo no soy lo que pienso, sino al revés**). Además, cosa importante, se me repiten a diario muchos espacios de ocio-reflexión que aprovecho placenteramente.

Inevitable ha sido caer en esta humilde interpretación de mi necesidad de liberarnos, todos juntos, de lo implacable que resulta el trade-off capitalista (entre consumo personal vs. bienestar social, que no son lo mismo). ¿Qué se podrá hacer al respecto? Puro voluntariado 24/7, y aprender a apreciar las cosas que compartimos.


**gran frase que se la añadiré a mi repertorio.

lunes, 25 de agosto de 2008

Piensa por ti mismo


Piensa por ti mismo.
Cuestiona la autoridad.
Ellos tratarán de converncete imponiéndo su orden.
Te harán pensar como ellos.
Cuestiona la autoridad.

------------------------------

La sociedad reprimida sólo genera angustia.
La angustia se bloquea por medio de la inconciencia.
La inconciencia nos lleva a la violencia.
Y la violencia a la destrucción.
¿Acaso sólo queda esperar el holocausto del mundo?
No.
Revolución.
Ya he aguantado muchos años de abuso.
Como tú, pero yo si me he dado cuenta.
Acepto el dolor. Aprendo de él.
La realidad esta siendo compartida, pero no nuestros sueños.
La vida no vale más que unas monedas.
¿Qué nos podrá salvar?
La rabia. La rabia es el don.
Stop.

lunes, 4 de agosto de 2008

Como nos cambia la vida

Todo cambia todo el tiempo. Es la nueva volá.

Para bien o para mal el mundo pareciera dar giros cada vez más rapidos, y naturalmente necesitamos posicionarnos firmemente en la tierra o arriesgamos la posibilidad de caer. Esta es una imagen que estamos obligados a internalizar, si lo que queremos es vivir armoniosamente con nuestro entorno. El cambio en sí no es malo, pero definitivamente es terrible no estar preparados para vivir en él.


Hace tiempo el uso de esclavos era normal, luego con la producción en masa continuaba la deshumanización en el trabajo. Pero ya es tiempo de dar vuelta la página relacionada a la explotación laboral, y explorar con valentía nuevos terrenos del desarrollo humano. Ahora es el tiempo, pues como nunca antes tenemos el poder y las herramientas necesarias, como trabajadores, para dar un salto fundamental hacia una sociedad más sana y más satisfecha.


Es creciente el número de trabajadores que reciben un salario muy por encima del de subsistencia, permitiéndoles irse de vacaciones a lugares remotos, almorzar en restaurantes lujosos, adquisición de dispositivos electrónicos, etc. La satisfacción de las necesidades materiales, medios para lograr sentirse realizados y satisfechos, parecen estar siendo cubiertas para una parte pequeña, pero significativa de la población (profesionales en sociedades de mercado desarrolladas especificamente). Así es como surge un problema para muchos profesionales cuando se enfrentan al mercado laboral, que comienza con la elección de empresas a las cuales postular.


Para muchos, el valor de su trabajo no sólo es representado por el incentivo monetario, sino que son necesarios nuevos incentivos como el de "sentido" o "finalidad" de su trabajo. Por ejemplo, una nueva corriente de profesionales que han dejado el cigarrillo tendrán problemas en aceptar un trabajo en una compañía tabacalera. También ahora es importante que el ambiente de trabajo este acorde con nuestras expectativas, en este caso, ejecutivos podrán rechazar ofertas laborales de lugares demasiado desorganizados (como el sector público chileno), o demasiado estresantes, o demasiado aburridos. Incluso, existe una mayor tolerancia a permanecer desempleados por un buen tiempo para encontrar un puesto coherente con las expectativas.


Para la empresas entonces será importante considerar estos factores a la hora de reclutar, aparte de los netamente económicos, pues si no lo hace se arriesgaran a "perder" de vista a profesionales calificados que podrían optar a trabajos con mayores salarios, pero que en vez de eso, escojen aquellos que le otorgan garantías para desarrollarse en terminos más amplios. Y lo más importante es que este comportamiento será más intenso en el transcurrir de los años, pues la oferta laboral será más educada y especializada, otorgándoles más poder de mercado.


En conclusión, he aquí un punto adicional para fomentar condiciones laborales que permitan un adecuado desarrollo personal. Así es como, mediante este discurso, me gustaría dejar claro que la busqueda de una espiritualidad que formara profesionales éticos y felices, no compete sólo a los trabajadores, sino que la empresa es incentivada a hacerse cargo de estas cuestiones activamente. Al final, sólo personas íntegras pueden desarrollarse como profesionales íntegros, por lo que la capacitación del espiritu es necesaria, tanto como una capacitación técnica de conocimientos y/o habilidades.