miércoles, 1 de agosto de 2007

Psicovolá I

Quiero hacer un resumen de lo que pienso, o mejor dicho de cómo construyo mi realidad. En la práctica no tengo mucha coherencia, y siempre voy pensando cosas diferentes, aunque de alguna manera algo queda y se van formando estructuras. De a poco (quiéralo o no) me voy enmarcando, delineando, transformando en una enciclopedia de definiciones.
¿Seré acaso una mierda racional? ... De más que sí... aunque intente recordar que yo no soy esa lógica, que al final yo invento mis pensamientos, y que no son nada más que una herramienta.

Primero los conceptos. La mente funciona en base a conceptos, a cada rato hacemos un esfuerzo por separar y etiquetar la realidad para comprender qué está pasando. La mayoría de los animales con algo de inteligencia pueden hacer lo mismo, pero nosotros pudimos inventar un lenguaje que nos permite compartir de manera más prolija la información en nuestras cabecitas. Todos los conceptos corresponden a sensaciones; si podemos sentirlo (verlo, olerlo, sufrirlo) es que también podemos almacenarlo en alguna parte del seso, así pareciese funcionar nuestra memoria. Al recordar, en lo que realmente estamos pensando es en un concepto de algo que dejo de existir tal cual como fue percibido, imaginando el momento en el que existió para nosotros. Aquí, ya nos fuimos a la chucha, pues lo que estoy diciendo es que todo lo que pensamos es una maquinación, es todo un invento (incluso esto que parece tan real, créalo o no). Más aún, podemos generar conceptos en base a otros conceptos y seguir por siempre (como las matemáticas) . Ahora bien, acá me permito hacer una importante reflexión: Somos nosotros quienes creamos nuestra visión de mundo. Mientras más concientes estemos de lo anterior, mayor influencia ejerceremos sobre nuestra "realidad".

Entonces, recién podemos pasar a las palabras. Las maravillosas palabras, que nos permiten (en algún grado) compartir conceptos. Es tremendo. Piensa, por ejemplo, en el "amor" (vamos, haz el ejercicio). ¿Has sentido alguna vez "amor"? Pues nunca podremos saber si lo que experimentamos se llama amor. Lo único que podemos hacer es ligarle emociones, imágenes, ideas o lo que sintamos calce con esa palabra que nos han enseñado y que nosotros al repetirla la hacemos nuestra. Siempre he tratado de usar cuidadosamente las palabras, y las cuestiono duramente cuando me cuesta develar un significado claro, especialmente cuando las uso en el pensamiento. Trato de mantenerme cuerdo a toda costa, pues algunas reflexiones no conducen a nada, deteriorando mi forma de ver y sentir la vida. La invitación es la de cultivar el buen pensar.


...Continuará




:)

2 comentarios:

María Paz dijo...

Hola!!!!!!!!

Llegué acá por el blog de Mariana... De verdad ruda esta psicovolá... Es eso de que la realidad como la vemos en verdad no sabremos nunca si existirá, pues está hecha sólo de percepciones... Escalofriante.

Eso. Dejo mi intrusivo comentario.

Maximiliano dijo...

Hola maría paz,

Sipos, igual nunca podré saber si lo que pienso concuerda con lo real. Aca hago un acto desesperado por interpretar el mundo nomás.

Oye, así como por seguir divagando, ¿no has pensado en la posibilidad de que no exista una única realidad, sino que vivamos en dimensiones paralelas? es una idea bastante loca, pero posible.

Saludos, gracias por comentar!!!
(aunque me haya demorado años en responder)