jueves, 26 de junio de 2008

Proyecto de Ética Corporativa

Hoy he tomado una decisión.

Voy a comenzar una investigación sobre la manera en que debe abordarse la ética en las corporaciones. Siento que muchos de los problemas que tenemos hoy en día son porque hay personas que toman decisiones basádas en un modelo económico eficiente y frío, que no contempla restricciones más alla de las presupuestarias. Este comportamiento se ve reforzado por la incapacidad de regular y fiscalizar estas instituciones, por lo que muchas acciones que presentan externalidades negativas quedan impunes. A veces, incluso pasan inadvertidas hasta para los propios directivos.

Existen variados ejemplos como el calentamiento global, contaminación de los mares, condiciones salariales indignas (parecidas al esclavismo), y deterioro de la riqueza cultural y natural. Pero no sólo podemos encontrar problemas fuera, sino también dentro de la empresa. Especialmente, los casos relacionados a problemas de agencia, asimetrías de información, competencia desleal, etc.

Mi propuesta radica en un cambio hacia la espiritualidad y a la contrucción de un imaginario colectivo común que contemple valores necesarios para un desarrollo amoroso y pacífico del mundo. Existe una carencia explicita en este mundo, la deshumanización actual no se condice con el desarrollo tecnológico, ni económico.

Somos nosotros, individualmente, los que podemos hacer el cambio fundamental. Tenemos el poder y control del sistemas, pues somos nosotros los que "activamos" toda la maquinaria. Mi teoría es que en parte del mundo, dónde las necesidades básicas (que aseguran nuestra supervivencia y cómodidad) están cubiertas, se puede apuntar un poco más arriba, generando ideales potentes que fomenten la real maximización del bienestar social, no sólo económicamente, sino también cultural, politica, y espiritualmente.

Sin duda, esto es un desafío. La investigación necesaria será expuesta en las próximas entradas del blog. Así que dedicaré algo más de tiempo a esta cuestión... espero generar el conocimiento adecuado para estructurar algún futuro trabajo.

Ya veremos...

jueves, 19 de junio de 2008

Sobre lo que significa pensar diferente

Esta no es una teoría, es un hecho científico comprobado:

Las sensaciones que sentimos frente a ciertos estímulos son aprendidas por nuestro cuerpo (y particularmente nuestra mente), es decir, nos acostumbramos a sentir determinadas sensaciones en ciertas circunstancias. Mientras más se repitan estas circunstancias, más fácil será para nuestro cuerpo asociarlas a un determinado sentimiento. Así, se crean estructuras mentales orientadas a preservar el comportamiento típico del organismo. Es casi como si nuestro cuerpo fuese domesticado al presentarse estos acontecimientos.

Ahora mi propuesta, no es tan loca, ni genial, sino más bien un recordatorio:
Debemos aprender a controlar nuestros impulsos. Estresarse ante determinadas circunstancias puede guiarnos a un círculo vicioso que fomente un estrés más alto, más destructivo. Por ejemplo, al hacer frente a un problema podríamos sentirnos detorratos y tomar un visión pesimista del asunto, causando el irremediable fracaso incluso antes de afrontar efectivamente el problema. Para que esto no suceda, debemos replantearnos cada situación y escoger mediante un acto consciente cual es el camino más adecuado a seguir en el ámbito del sentir (así como también en el del hacer y el del pensar, pero enfoquémonos en el sentir por ahora). Algunos ejercicios que suelo prácticar, pero que no sé realmente que tan efectivos sean, son: el clásico respirar profundo, y volver a replantearse el asunto con más calma; asociar los problemas a pensamientos optimistas, considerando el valor del sacrificio, la importancia que tiene tomar riesgos en la vida y que la belleza de la vida no radica en logro de objetivos, sino en la forma en que uno sigue estos desafíos; y por último, en tener claras mis preferencias por las cosas que me importan, otorgándole una carga emocional más fuerte y consciente (en este sentido jugársela por las creencias propias es fundamental).


Lamentablemente, el poder de la voluntad no siempre puede ejercerse al 100%. Ciertas circunstancias resultan particularmente abrumadoras, y quizás algunas veces sea preferible evitarlas. Pero con esto no quiero decir que sea conveniente escondernos de los problemas, sino que simplemente es preferible evitarlos mientras no estemos preparados para enfrentarlos. Algunas personas podrán creer que no le temen enfrentarse a lo que sea, pero la verdad es que el miedo es una estructura básica de la mente, que ha propiciado la supervivencia de nuestra especie por millones de años. Es mejor aceptar que como personas de carne y hueso, tenemos miedo, y que no obstante pueda manifestarse de variadísimas maneras, existe. Creo que es preferible enfrentar estos fantasmas de una forma realista y planificada, que dejarlos en libertad para que tomen control de nuestras vidas. Entonces, creo que es una buena idea evitar circunstancias que nos causen daño, y preparanos mediante la reflexión (o de otras formas) para enfrentarlas luego adecuadamente. Así más o menos se define mi estrategia.

¡¡¡Al final del día, este trabajo nos perimtirá ser seres más despiertos y vivos!!!

Sin duda que la consciencia es una herramienta útil, y por lo menos a mí me ha hecho muy bien. He crecido en varios aspectos, que además de ser un tanto lógicos y previsibles, vale la pena compartirlos. Me siento más contento con las cosas que quiero; he aprendido a sufrir con mayor sutileza y apaciguadamente, lo que ha contribuido a no generar sentimientos de venganza o desamparo; me ha permitido amar más sinceramente, dejando de lado algunos mitos que rondaban por mis pensamientos; la vida ha adquirido un mayor sentido, y he podido entender mejor algunos valores como el trabajo y el sacrificio, así como lo importante que son en la relación con nosotros mismos y con los demás. No he querido reflexionar mucho más sobre los beneficios derivados de este comportamiento, porque puedo llegar a conclusiones erradas sobre lo que realmente significa tomar el control de los sentimientos, y mediante el pensamiento cientifico-lógico no tengo mucho que hacer en este campo del saber. De todas formas, no quiero terminar este escrito sin antes expresar estas consideraciones que ejemplifican lo útil (para el Ser) de intentar ejercer un mayor grado de consciencia con nosotros mísmos.
Para progresar, algunas veces necesitamos evolucionar, perfeccionandonos de a poco, con tiempo, sofisticando nuestra estructura mental. Otras veces, cuando muchos cambios son necesarios inmediatamente, tenemos que implementar reformas o generar revoluciones. En estos momentos de la vida, siento que es la segunda alternativa la que más me llama la atención, siento que el proceso de destrucción-muerte-creación-vida es en lo que nos estamos quedando cortos por mucho, y es que este proceso libera tanta energía que se siente la vida floreciendo en cada momento. Es cosa de atreverse, de aventarse al precipicio, mirar al vacío de frente y estar preparado para el momento en que nos estrellemos contra el suelo, que será exquisitamente delicioso (metafóricamente hablando).




Para más detalles como sobre abordar situaciones "estresantes": pincha acá, maldición.




lunes, 2 de junio de 2008

Mala Guata

Me duele la guata, es como el orto. Ahora en este preciso momento estoy sintiendo un retorcijón... Auch!


No sé que pasa, me estaré volviendo viejo o algo, porque ahora con 24 años recién cumplidos siento que las enfermedades son cada vez más apestosas. Primero duran más. Segundo duelen más.


Preferiría un dolor de cabeza o por último una esguince, con esas uno por lo menos se puede dopar con pastillas hasta no sentir prácticamente nada. Con este maldito dolor de guata (o más bien de intestinos), sufro porque todo me da asco... ¡Y con lo que me gusta comer! Pero no, no puedo comer nada más que galletitas de soda con un tecito.


Pero ayer eso no me importó y comí torta. Y aunque sienta que estoy a punto de parir quintillizos, no me arrepiento. Lo que pasa es que uno no puede ser un derrotista, y comer torta el día de tu cumpleaños es un derecho (por lo menos en mi casa, sin desmerecer a nadie), a la vez un acto de rebeldía contra el sistema que me lo quería quitar. ¿Cuando si no anteayer podría escoger mi torta preferida? Merengue-Frambuesa es la respuesta.

Me rio de mi infortunio, ja!. Peor estuve este año nuevo, que me intoxiqué con quizás que cosa, cuando estuve con fiebre y diarrea como dos días. Y sobreviví. Lo que no te mata te hace más fuerte me digo a mi mismo, pero reconozco que antes de ayer estuve suplicando misericordia al Señor. JAjajaJaJaJaJaja, me acuerdo y me da risa, porque yo no creo en ninguna de las mentiras que la bien intencionada Iglesia Catolica ha intentado de inculcarme (sin ánimo de ofender), pero en momentos de desesperación y dolor extremo hubiese sido capaz de quizás que cosas (prostitución, tráfico de almas, latigazos o cochayuyo). El dolor era cuatico, 2 retorcijones por minuto es duro. Cada retorcijón duraba por lo menos 10 segundos. Los músculos dolían. Y yo me enconmendaba al Señor, lo admito.

Ya pasará. La actitud es lo que vale, ser honesto con la enfermedad y darle pelea... que el dolor no tome el control.

Y no escribo más porque me esta empezando a doler de nuevo.